domingo, 22 de septiembre de 2013

Apareciste...

Apareciste de casualidad en mi vida, sin ser llamado, sin ser invitado a nada.
Apareciste como si nada, y poco a poco empezaste a ocupar gran parte de mi vida. 
Me llenas de ilusiones poco a poco, de esperanzas, me llenas de sonrisas y me alegras los días, poco a poco  me vas enamorando más.
Sé que he sufrido mucho, pero creo que me merezco ser feliz, sea con quien sea, y si tú eres quien me hace feliz, al menos lo intentaré, no sé como pero lo intentaré. Y la pregunta del millón que me hago es: ¿Como te puedo seguir queriendo después de todo? ¿Por qué no te olvido? 
Supongo que es porque, sentía tanto que no puedo olvidarte. Y ahora es cuando me río sola, y me acuerdo de todas las gilipolleces que hemos vivido juntos, tantas locuras, que hacían olvidarme del mundo, que me hacían la persona mas feliz del mundo.
Que nunca, podré sentir eso por nadie porque dicen que el primer amor de verdad, nunca se olvida. Y aunque ahora estemos separados, aún tengo la esperanza de volver a estar contigo, y esta vez, para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario