viernes, 6 de abril de 2012

solo tu presencia, me hace feliz.

Nadie nos prometió un jardin de rosas, nadie nos dio un manual de instrucciones para vivir y ser feliz. La felicidad no se busca, se encuentra; se encuentra cuando menos la esperas, llega como un meteorito que impacta en tu vida y la cambia completamente. Muchas veces decimos que el mundo parece odiarnos, que tiene algo contra nosotros, que el final feliz que tanto esperamos nunca llega y nos preguntamos ¿por que? ¿que hice yo para no ser feliz? Y la respuesta no es con exactitud la que se supondria que tendria que ser, pero cuando esas preguntas nos invaden la verdadera pregunta que nos tendriamos que hacer seria ¿que hice yo para merecer la felicidad? ¿por qué yo tengo que ser feliz y no otro? Yo a pesar de todo, a pesar de mis problemas, soy feliz y creo poder seguir siéndolo porque tengo todo lo que necesito. El problema de los humanos, es que solemos ser ambiciosos y cuando conseguimos algo siempre queremos algo mas, y nunca nos conformamos con nada, entonces hasta la mas mínima felicidad parece no importarnos. Tenemos que ver mas alla de las cosas, despues de todo lo esencial es invisible a los ojos y quizas, la felicidad la tenes ahi, adelante tuyo a uno o dos pasos, y no te das cuenta. Y lo que yo aprendi, es a nunca dejar ir a las personas que mayor felicidad me dan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario